Utilizar energía eléctrica como fuente auxiliar y obtener el calor necesario desde el medio ambiente es posible debido a que la bomba de calor obtiene la energía necesaria a partir de la temperatura del aire. El coste de producción de agua caliente se puede reducir enormemente. En condiciones favorables y con la bomba de calor optimizada se puede ahorrar más de 70% de la energía requerida. Además enfrían el aire, por lo que este aire frío puede ser utilizado para refrigerar una despensa o una pequeña habitación.